Lo que todo el mundo debería saber sobre las copias

Lo que todo el mundo debería saber sobre las copias es que nunca son iguales al original.

La calidad suele ser lo que más se resiente.

Lamentablemente, las copias están a la orden del día en el mundo de la moda.

Robar ideas es demasiado habitual.

Una cosa es ver una colección, una prenda o un diseño que te inspire para crear el tuyo propio. Y, otra diferente es intentar reproducir exactamente lo mismo que el diseñador original creó.

Existe la idea generalizada de que sólo las grandes marcas de low cost  copian  a los grandes diseñadores.

Pensamos que lo hacen para acercar la moda a todos los niveles, ya que lógicamente, no todo el mundo puede comprarse ropa, bolsos  o joyas del diseñador en cuestión. 

Lo que seguramente no imaginamos es que los pequeños diseñadores también sufren el robo de ideas.

Son diseñadores que se hacen su camino poco a poco  y que ofrecen un producto novedoso y diferente. 

Nuestra experiencia personal

Todos sabemos de que os hablo. 

En mi caso personal lo vivimos a diario con los vestidos convertibles.

Estos vestidos, diseñados ya hace más de diez años por la arquitecta y diseñadora barcelonesa  Mireia Solsona, son sin duda una nueva alternativa al vestido convencional de fiesta.

Se hacen artesanalmente en Barcelona. Para ello se utilizan unas telas de punto satinado muy bonitas y con cuerpo. Así conseguimos una buena caída y que no queden enganchados a la piel.

Sin embargo, viven sometidos a un constante desprestigio debido a múltiples y malísimas imitaciones, tanto en mono como en vestido, robando la idea original y haciendo que un amplio grupo del público asocie este tipo de prendas a lo que no son.

En cambio, cuando por ejemplo se imita un bolso y la marca ya es internacionalmente conocida  y de gran prestigio, el que lo compra tiene claro que está comprando una copia y que no tendrá la misma calidad. 

Buenas experiencias

Cada día tengo la oportunidad de enseñar el vestido convertible a muchas chicas. Se prueban los vestidos y experimentamos con múltiples formas de llevarlo. También añadimos complementos que lo convierten en un vestido de fiesta único y personalizado.

 Generalmente gusta mucho e incluso sorprende una vez puesto.

¡Claro que puede haber a quién no le guste! No somos todas iguales ni tenemos los mismos gustos.

 

Vestido de gala convertible ->

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte