La cara oscura de Instagram

 

Instagram es una red muy útil y que enseña muchas cosas bonitas. A muchos de nosotros nos ayuda cada día en nuestro trabajo y nos permite un alcance y una proximidad que antes no era posible.

Pero como todo en esta vida, tiene otras caras también. 

Nos hemos vuelto esclavos de la visión imaginaria, fantástica y maravillosa que se ve en los perfiles de algunos “instagramers”. La red está llena de momentos perfectos, de personas siempre guapas, triunfadoras que llevan una vida idílica sin ningún momento de bajón.

¿Te lo crees? A estas alturas ya sabemos todos que no todo es real. La gente enseña, lógicamente, lo más bonito. Y a veces, hay grandes sonrisas que esconden inmensos dolores.

La tecnología ha invadido nuestras vidas y avanzar es bueno.

El problema llega cuando pierdes el control  y ya no sabes quién eres ni dónde está tu vida. El tiempo se te escapa de perfil en perfil y te parece que no puedes hacer nada más. Si vives pendiente sólo de hacer fotos y colgarlas.

Entonces, quizás es tiempo de parar, hacer un reset e intentar reencontrarte. Buscarte a ti misma y encontrar el eje de tu vida es fundamental para sentirte bien. 

Cuando el ruido exterior es tan grande que ya no te oyes, es cuando algo no va bien, detente y valora si estás en el camino que quieres para ti.

Hoy conocemos muchos casos de personas que se perdieron en el mal uso de  Instagram.   Eran esclavas de la imagen que tenían que proyectar y de sus seguidores. Por un like lo daban todo.

Historias

Un ejemplo es la historia de Greta, la protagonista de  “Mi nombre es Greta Godoy”, escrito por la periodista Berta Bernard Cifuentes. El libro narra la experiencia de una chica joven que llega a ser una famosa instagramer, casi por casualidad.

Empieza a trabajar para las marcas y al principio es todo muy idílico. Fotos, fiestas y famosos. La engañan  y va perdiendo su propia vida detrás de la captura de cada instantánea.

Poco a poco, se da cuenta de que ya no sabe cuál es la realidad. Los momentos falsos y felices de las fotos o la vida que ya casi  no tiene.

A través de Greta descubrimos  como la adición a los likes y a los seguidores puede afectar a tu vida cotidiana y a tu cabeza.

Otro caso conocido es el de  la ex modelo de Barcelona, Elka Mocker.

Elka llegó a un punto en su vida en que se sintió perdida e inició un proceso de evolución y un cambio radical en su vida. Se fue a vivir a Menorca y empezó a cocinar y a escribir su blog  “Lala Kitchen. Ama. Come. Vive. Brilla” 

Son ejemplos de personas que tras un tiempo perdidas se han recuperado. Y, cada una a su manera y a su estilo, han encontrado el centro de su vida.

Historias de vidas que nos llevan a reflexionar sobre el uso que hacemos de la tecnología hoy en día.

La vida no es lo que vemos en el móvil, eso son sólo pequeños trozos de vidas, en su mayoría estudiadas para parecer ideales.

Pero en la vida, hay cosas malas y buenas, momentos de risas y de lágrimas. Y deberíamos ser capaces de vivir cada acontecimiento de nuestras vidas sin perdérnoslo detrás de una cámara.

Y tú …¿Qué opinas?

Vía Unplash

 

P.D Por si quieres conocerlo, te dejo el enlace al blog “Lala Kitchen. Ama. Come. Vive. Brilla” 

www.lalakitchen.com

 

 

 

 

También podría gustarte