¡Vamos a hacer la maleta!

¡Vamos a hacer la maleta para irnos de vacaciones!

 Muchas estáis a punto de iros  y pensando qué vais a meter en la maleta.

¡Si pudiésemos nos lo llevaríamos TODO! porque nunca se sabe si te va a hacer falta. Pero los por si acaso no caben. Tanto si vas en avión o no, resulta absurdo cargar más de lo necesario.

Es mucho más cómodo y más seguro no tener que facturar. ¡el lío que es que te pierdan la maleta!

Yo procuro llevar siempre un par de conjuntos de ropa interior y un mini neceser en el bolso por si acaso.

Eso es algo que se aprende con los años, con la práctica y después de haberte quedado sin maleta. 

Tu sabes mejor que nadie lo que vas a necesitar y usar de verdad, sólo es cuestión de perder un poco de tiempo pensando.

Es muy importante que tengas en cuenta dónde vas. Es el primer paso para elegir porque no es lo mismo irse a la playa que ir de turismo por una ciudad o a la montaña.

El clima y la forma de vestir es diferente.

También es bueno pensar si tendrás lavadora o no, porque si vas a una casa o apartamento que te permite lavar, la cantidad también se puede reducir.

El número de días es otra de las claves, no es lo mismo una semana que quince días o un mes.

La lista básica

A partir de aquí haz una lista. 

Puedes hacerla en un papel, en las notas de tu móvil o crearla con una aplicación que te ayudará a tenerla siempre a mano, Evernote .

Las listas son útiles. Apunta las cosas básicas como documentos de identificación, tarjetas sanitarias, tarjetas de crédito, una etiqueta para tu equipaje, gafas de sol, un par de pañuelos para taparte un poco si hay refrigeración, un neceser con los imprescindibles (no valen todas las variantes de pintalabios, sombras y demás que nunca utilizas). No te olvides del cargador del móvil ni del adaptador eléctrico si viajas a un país con voltaje diferente. ¿El portátil o un libro electrónico?  Y unos cascos ¿Qué te parece?

Piensa si necesitas secador o plancha para el pelo.

O valora hacerte un super tratamiento de cabello que haga que te olvides de todos los aparatos durante un, dos, tres y hasta 6 meses. ¡Genial! No te olvides alguna goma o pinza de pelo.

Un chubasquero o un paraguas plegable, dependiendo de donde viajes. 

Y si tomas algún medicamento llévalo contigo, añade algún básico más como el analgésico y no tendrás que preocuparte. Pañuelos de papel, alcohol en gel y tiritas por ejemplo.

Además del bolso necesitarás un clutch que te sirva si vas a algún evento o una cena, un capazo o bolsa de playa y algún accesorio para lucir por la noche. 

El calzado piénsalo bien porque es muy fácil pasarse. Poco, cómodo, combinable y que realmente lleves. Lleva máximo tres pares.

y …¿Qué ropa me llevo?

Vayas donde vayas llévate al menos algún tipo de chaqueta  o cazadora porque puede refrescar por las noches. Un sombrero bonito, una pamela o una gorra también son útiles. 

Si vas a la playa o hay una piscina ¡no te olvides el biquini  o el bañador! y piensa en algún pareo, kaftán o lo que te guste llevar para cubrirte. Por supuesto, también alguna chancla bonita y una toalla de playa o mejor, una de microfibra que ocupan menos.

Añade algún vestido corto que te sirva para ir a comer o pasear. Un vestido midi o largo es ideal por si tienes alguna cena y además puedes aprovecharlo también para pasear.

 Los shorts son casi un imprescindible. Uno vaquero azul claro y uno blanco u otro en una tela que te vista más como un lino bonito. Los puedes combinar con camisetas lisas de tirantes o de manga corta  de algodón en dos colores diferentes, un par de tops, uno liso o con bordados y otro estampado.

 Elige algunas camisas o blusas de lino o algodón sencillas con algún detalle bordado que te darán el toque chic. 

 Yo añadiría alguna falda pareo midi o  un pantalón fresquito largo que puedes combinar con las prendas que hayas escogido para arriba. 

Evidentemente, no te olvides de la ropa interior para cada día y un camisón o pijama.

Esto es más que suficiente para pasar una semana entera y más días sin problema.

Según donde vayas necesitarás cambiar de tipo de pantalón o de camisetas, por ejemplo los  shorts por un pantalón tobillero, chino, o largo en negro, blanco, estampado y un vaquero. 

Si vas a estar más de una semana es imprescindible que puedas combinar cada prenda de abajo con dos o tres de arriba y que puedas intercambiarlas entre ellas. Así con pocas piezas tus posibilidades se multiplicarán.

Elige colores que combinen y te será muy fácil.

Ordenando la maleta

Es muy útil seguir algunos de los consejos de Marie Kondo  para empaquetar las cosas, como su método para enrollar los vaqueros, las camisetas y la ropa interior. Los vestidos, las americanas o chaquetas y los chino es mejor doblarlos.

Lo más pesado como unas bambas, si vas en avión es mejor llevarlo puesto. Y si no tienes ese problema, lo ideal es ponerlo en bolsas de tela para que no se te mezcle con la ropa y en el fondo de la maleta o en los huecos que van generándose al ir haciéndola. 

Ordena como a ti te sea más fácil, por tipo de ropa o por conjuntos y visualiza todo antes de meterlo en la maleta, por ejemplo poniéndolo encima de la cama.

No te olvides de que, en muchos casos, la ropa que ahora va limpia volverá sucia y llévate bolsas que queden bien cerradas para meter la sucia y que no se te mezcle con la limpia. 

Para organizar las cosas venden bolsas compresoras que permiten llevar la ropa sin abultar tanto o los packing cubes que son de diferentes tamaños. Puedes usar bolsas de tela o las típicas bolsas para congelar.

Ensaya, prueba, piensa opciones y si quieres escribe y cuéntanos cómo lo haces tú y que ideas diferentes tienes.

¡Feliz preparación!

 

Vía Unplash

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Minimalismo

El mundo se vuelve minimalista.

La tendencia minimalista de reducir las cosas a lo esencial y deshacerse de todo lo que sobra está cobrando cada vez más protagonismo.

Hace unos días te hablaba de Marie Kondo y sus teorías sobre el orden.

Hoy la recuerdo porque en esencia es lo mismo.

Si nos deshacemos de todo lo superfluo e innecesario llegamos a la parte esencial, a aquello que realmente nos importa y nos hace felices.

Siempre, desde luego, te hablo desde mi punto de vista personal. Hay tantas teorías en el mundo como personas vivimos en él.

Para mí, el ver las cosas despejadas y mantener un orden en mi casa y en mi vida es importante.

El caos me desorienta y me angustia. Me gustan las cosas sencillas.

Esta tendencia parece que nos está invadiendo. Vivimos en un mundo cada vez más caótico y conflictivo. Lleno de problemas que deberíamos haber superado en el siglo XXI.

Y ¿Qué hacemos las personas? Creo que en definitiva, buscamos paz y orden aunque sea en las cosas pequeñas, en aquellas que aún están a nuestro alcance.

Si nuestra casa contiene lo que verdaderamente necesitamos, seguro que lo encontraremos. Si vivimos en un caos, nos perderemos.

Vivimos en la era digital, tenemos toda la información y más a nuestro alcance sólo con buscar en nuestro móvil.

Pero ¿Realmente crees necesario estar continuamente navegando entre olas enormes?

Es bastante difícil abarcarlo todo. Yo he elegido enfocar mi atención en las cosas que realmente necesito y me son útiles. Aprender poniendo el foco primero en las cosas que para mí son más importantes. 

Hacer el camino paso a paso es más ligero.

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Los libros y Marie Kondo

No estoy del todo de acuerdo con Marie Kondo.

Esta japonesa pequeña y discreta se hizo muy famosa  a partir de la publicación de su segundo libro La Magia del orden, pero el plato fuerte ha venido con el estreno del reality de Netflix  A ordenar con Marie Kondo.

 

 

El método Konmari

El método Konmaricomo ella le llama, tiene fervientes seguidores y también muchas personas en contra.

Marie busca la felicidad a través del orden y quiere que hagamos una limpieza profunda y de golpe de todo aquello que NO nos aporta bienestar. Ordena la casa por categorías y no por estancias. Empieza por la ropa, sigue con los libros, los papeles y acaba con los objetos sentimentales.

Los libros

Marie Kondo tiene grandes trucos, sí. Sin embargo hay algo que no llego a comprender, según ella nos hemos de quedar sólo con 30 libros.

Ayer estaba sentada mirando mi librería y pensaba ¿De cuáles me desharía? Y sólo conseguí decidirme por unos pocos. Aquellos libros  que no acerté cuando compré o que leí por obligación durante la carrera y no me gustaron.

Luego me di un paseo por la casa, el estudio, las habitaciones de mis hijos y ¡Gran locura! ¡Mi habitación! Allí tengo un estante con las primeras novelas que escogí cuando ya fui capaz de leer libros en inglés. ¡Me gustaron tanto!..

Y pensé que quizás no era el lugar más adecuado… algún día los cambiaré de sitio.

Pero, no puedo desprenderme de ellos.

¡IMPOSIBLE quedarme sólo con 30! Para mi, los libros son algo que va más allá de la propia materia, del papel. Entiendo que lo importante es la historia que está escrita, eso es el espíritu de la obra.

Sin embargo su presencia es acogedora y vital. Son recuerdos y memorias que han llenado mi alma y mi corazón. Muchos de los libros que tengo han contribuido a formarme como soy, de ellos he aprendido, con ellos he pasado buenos momentos y me han hecho viajar lejos de donde estoy y donde vivo.

En muchos casos los libros me han dado una perspectiva diferente de la vida e incluso, a veces, los vuelvo a leer y los vivo de forma diferente porque con la edad nosotros cambiamos y la manera en que los asimilamos es distinta.

 

Photo by Lacie Slezak on Unsplash

 

Los libros tienen alma

Si tuviese que irme a una isla desierta, viviese en un piso de 30 metros o me tuviese que ir del país seguramente tendría que renunciar a ellos pero hoy en día no me aportará más felicidad deshacerme de ellos que tenerlos.

Los libros son mis compañeros pacientes y atentos, los que me han dado momentos de felicidad y me han hecho vivir vidas diferentes y puedo dejarlos para que alguien pueda disfrutar los mismos momentos pero no puedo abandonarlos. Los libros tienen mi alma con ellos.

Por lo tanto, no, no puedo estar de acuerdo en su teoría sobre los libros.

Y tú ¿Qué piensas?

También podría gustarte

Crear nuestro armario ideal

Investigar nuestras propias tendencias nos permite crear  nuestro propio armario ideal.

Tener un armario ideal nos facilitará el trabajo cada día, nos hará la vida más fácil y nos ayudará a vestir bien.

 

 

Es importante conocer cuáles son nuestros colores favoritos.

Si tenemos muy bien identificado de qué color nos gusta vestir  y nos damos cuenta de que utilizamos muy  pocos, dos o tres,  pues genial.

Es muy fácil jugar con las gamas, las tonalidades de pocos colores y crear conjuntos.

El resultado positivo será fáciles y buenas combinaciones y el negativo que nuestro vestuario será más monótono.

Si por el contrario, nos encantan los colores, también es fantástico.

A veces será más difícil crear combinaciones pero puede ayudarnos mucho comprar con la cabeza.

El recurso fácil para las más deportivas son los jeans.

Los vaqueros combinan con casi todo y han de estar en nuestro armario ideal. Pero, podemos hacer mucho más.

Por ejemplo, si has elegido un jersey naranja y quieres buscar una combinación puedes tener en cuenta varias opciones.

El naranja combina con muchos colores. Sin embargo, el color naranja es  muy atrevido para vestir, o te gusta mucho o no te gusta nada. Es un color agresivo pero a la vez muy moderno. Podemos combinarlo con faldas o pantalones en tonos tierra (mostazas, marrones, amarillos, ocres, etc…).

 

Pero no se acaban aquí nuestras combinaciones, con negro queda muy atrevido y con blancos, azule o grises también podemos crear looks preciosos.

Aquí entra en juego la personalidad de cada una y cómo le gusta vestir.

Lo que sí es útil es saber de antemano con que prenda haremos el mix para prepararnos mejor nuestros conjuntos y que consigamos tener realmente nuestro armario ideal funcionando de una manera positiva.

También podría gustarte