Lo que todo el mundo debería saber sobre las copias

Lo que todo el mundo debería saber sobre las copias es que nunca son iguales al original.

La calidad suele ser lo que más se resiente.

Lamentablemente, las copias están a la orden del día en el mundo de la moda.

Robar ideas es demasiado habitual.

Una cosa es ver una colección, una prenda o un diseño que te inspire para crear el tuyo propio. Y, otra diferente es intentar reproducir exactamente lo mismo que el diseñador original creó.

Existe la idea generalizada de que sólo las grandes marcas de low cost  copian  a los grandes diseñadores.

Pensamos que lo hacen para acercar la moda a todos los niveles, ya que lógicamente, no todo el mundo puede comprarse ropa, bolsos  o joyas del diseñador en cuestión. 

Lo que seguramente no imaginamos es que los pequeños diseñadores también sufren el robo de ideas.

Son diseñadores que se hacen su camino poco a poco  y que ofrecen un producto novedoso y diferente. 

Nuestra experiencia personal

Todos sabemos de que os hablo. 

En mi caso personal lo vivimos a diario con los vestidos convertibles.

Estos vestidos, diseñados ya hace más de diez años por la arquitecta y diseñadora barcelonesa  Mireia Solsona, son sin duda una nueva alternativa al vestido convencional de fiesta.

Se hacen artesanalmente en Barcelona. Para ello se utilizan unas telas de punto satinado muy bonitas y con cuerpo. Así conseguimos una buena caída y que no queden enganchados a la piel.

Sin embargo, viven sometidos a un constante desprestigio debido a múltiples y malísimas imitaciones, tanto en mono como en vestido, robando la idea original y haciendo que un amplio grupo del público asocie este tipo de prendas a lo que no son.

En cambio, cuando por ejemplo se imita un bolso y la marca ya es internacionalmente conocida  y de gran prestigio, el que lo compra tiene claro que está comprando una copia y que no tendrá la misma calidad. 

Buenas experiencias

Cada día tengo la oportunidad de enseñar el vestido convertible a muchas chicas. Se prueban los vestidos y experimentamos con múltiples formas de llevarlo. También añadimos complementos que lo convierten en un vestido de fiesta único y personalizado.

 Generalmente gusta mucho e incluso sorprende una vez puesto.

¡Claro que puede haber a quién no le guste! No somos todas iguales ni tenemos los mismos gustos.

 

Vestido de gala convertible ->

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Crear tu propia marca

Tener un proyecto, darle forma y ayudarlo a crecer poniendo el alma en ello no siempre es suficiente.

Hay muchas cosas que la experiencia nos ayuda a conocer. Sin embargo, si las conociésemos antes todo sería más fácil.

Cuando empiezas una marca una de las primeras cosas que te preocupa es el nombre y el logo. 

Es necesario y hay que definirlo bien. Elegir una tipografía, una paleta de colores y un estilo es necesario.

La identidad visual es lo primero que verán de ti,pero el interior ha de ir de acuerdo con lo que enseñas.

Una marca va más allá de sus representaciones exteriores. 

Lo primero que debes preguntarte es quién eres y qué quieres ser.

Para crear tu propia marca hay varios conceptos que siempre tienen que estar unidos. La imagen que das, tus ideas y tus productos tienen que seguir una línea clara.

Por tanto, creo que lo primero que hace falta es saber quién soy, qué hago, porqué lo hago, quién más lo hace y qué es lo que me diferencia de los demás.

Aquí, en la diferencia, es donde vamos a encontrar la esencia de nuestra marca. No quieres ser como los demás, quieres ser diferente.

Sabes que tienes un producto que vale la pena, que conoces bien, que puedes ofrecer un buen servicio y que vas a ser diferente.

La imagen que los demás tengan del producto que vendes es lo que al final acabará representándote.  

La originalidad es clave para que te sea más fácil desarrollar todas las herramientas que tendrás que manejar.

Pero no te equivoques, a partir de aquí, la parte más importante es el CONSUMIDOR. 

Es imposible dirigirse a todo el mundo y además es un error. Es mucho mejor identificar a quién nos queremos dirigir y preocuparnos por ese sector específico. 

Una marca debe escuchar a su consumidor y estar atento a sus necesidades y sus gustos. Sería genial saber cómo es su vida, qué le motiva, qué le preocupa o qué le influye.

Es fácil perderse en la generalidad, en intentar contentar a todo el mundo pero es imposible conseguirlo y si lo haces vas a gastar muchas energías y a desperdiciar muchos momentos.

Ayuda a tu marca ayudando a tu consumidor. 

Photo by Edho Pratama on Unsplash

 

 

 

 

 

También podría gustarte

El estilo escandinavo

¡Me encanta el estilo escandinavo!

 

 

HISTORIA

Tiene su origen en los países nórdicos y nació a final del s. XX con el objetivo de conseguir más luz natural y a la vez crear ambientes acogedores y cálidos.

El punto de partida más evidente fue la Exposición de Estocolmo de 1930, sin embargo el término no se acuñó hasta 1954, cuando una exposición con este nombre recorrió Norteamérica promoviendo el estilo de vida de los países nórdicos.

ENTORNO

Pensemos que son países muy fríos, con inviernos largos y pocas horas de luz. Necesitaban espacios confortables donde vivir y recurrieron a los materiales que tenían más al alcance de la mano.

Los países nórdicos están llenos de bosques frondosos donde podían conseguir grandes cantidades de madera. Así fue como la madera se convirtió en una de las piezas centrales del estilo nórdico.

La naturaleza está muy presente. Las casas se decoran con muebles de madera y  encontramos pieles, cueros y tejidos  100% naturales pero siempre utilizado de una forma sencilla y armoniosa.

COLORES

El blanco es el rey creando combinaciones con el gris y el beige. También podemos ver como contrastan con colores más fuertes, estampados geométricos y motivos de animales.

Es un estilo muy minimalista donde cada pieza tiene una función y donde prima la comodidad.

Sin embargo, en mi opinión, es  a la vez muy estético.

Si bien, menos es más, tampoco faltan los detalles.

EL ESTILO ESCANDINAVO EN LA MODA

Últimamente la moda se ha contagiado mucho de este estilo y se han dado a conocer muchas marcas, lo que a mí me ha ido genial porque es una línea que me encanta.

Son líneas ligeras que no pasan de moda y que puedes reinventar la siguiente temporada combinando con nuevas adquisiciones.

Puedes vestir informal y súper cómoda pero si lo combinas bien queda estupendo.

Como en la decoración, el blanco y los tonos tierra son  protagonistas. Sin embargo, en moda también se utilizan otros tonos como el gris, los azules pastel, el rosa claro. Y algunos estampados muy finos.

Los vestidos son fluidos y sientan de maravilla, sobre todo para las que no tenemos una talla 36.

¡Y me encanta el uso que hacen de la camisa blanca!

Me siento muy cómoda vistiendo así cada día. 

 

 

También podría gustarte

Crear nuestro armario ideal

Investigar nuestras propias tendencias nos permite crear  nuestro propio armario ideal.

Tener un armario ideal nos facilitará el trabajo cada día, nos hará la vida más fácil y nos ayudará a vestir bien.

 

 

Es importante conocer cuáles son nuestros colores favoritos.

Si tenemos muy bien identificado de qué color nos gusta vestir  y nos damos cuenta de que utilizamos muy  pocos, dos o tres,  pues genial.

Es muy fácil jugar con las gamas, las tonalidades de pocos colores y crear conjuntos.

El resultado positivo será fáciles y buenas combinaciones y el negativo que nuestro vestuario será más monótono.

Si por el contrario, nos encantan los colores, también es fantástico.

A veces será más difícil crear combinaciones pero puede ayudarnos mucho comprar con la cabeza.

El recurso fácil para las más deportivas son los jeans.

Los vaqueros combinan con casi todo y han de estar en nuestro armario ideal. Pero, podemos hacer mucho más.

Por ejemplo, si has elegido un jersey naranja y quieres buscar una combinación puedes tener en cuenta varias opciones.

El naranja combina con muchos colores. Sin embargo, el color naranja es  muy atrevido para vestir, o te gusta mucho o no te gusta nada. Es un color agresivo pero a la vez muy moderno. Podemos combinarlo con faldas o pantalones en tonos tierra (mostazas, marrones, amarillos, ocres, etc…).

 

Pero no se acaban aquí nuestras combinaciones, con negro queda muy atrevido y con blancos, azule o grises también podemos crear looks preciosos.

Aquí entra en juego la personalidad de cada una y cómo le gusta vestir.

Lo que sí es útil es saber de antemano con que prenda haremos el mix para prepararnos mejor nuestros conjuntos y que consigamos tener realmente nuestro armario ideal funcionando de una manera positiva.

También podría gustarte