Las navidades del 2021

Navidades 2021

Las Navidades del 2021 ya están a punto de aterrizar en nuestras vidas.

Ha pasado un año desde que muchos decidimos que no podíamos reunirnos para celebrar juntos y en familia una de las fechas más importantes para nosotros.

Pensábamos que el próximo año todo habría acabado, que estaríamos todos vacunados y que el virus quedaría en el recuerdo. Un recuerdo de una pandemia que ni en nuestras peores pesadillas habíamos imaginado que podría ser posible. 

Si miro hacia atrás, con la perspectiva que me da el tiempo, me parece una película de ciencia ficción pero hoy la mayoría sabemos que es real y que está aquí.

Nosotros, una vez todos vacunados y llevando una vida llena aún de medidas de seguridad, hemos decidido juntarnos este año. Creemos que hemos de intentar continuar la vida, no sin miedo o respeto por lo que tenemos delante pero sí con esperanza por lo que vendrá.

Quizás las Navidades solo sean una excusa para recuperar un poco el calor humano. Intentar compartir momentos entre hermanos, hijos y padres, con aquellos que no vemos cada día y que nos importan tanto…

Pero, también es el punto de salida para no darnos por vencidos. Procurar que la vida se vaya pareciendo a lo que tuvimos.

Empezando a construir

Han pasado muchas cosas, han habido muchas muertes, muchas pérdidas de empleo y muchas situaciones difíciles. Pero, quizás, la única manera de levantar nuestra sociedad sea compartiendo momentos y pensando en sociedad, entrando en nuestros comercios, haciendo regalos para que la economía se mueva y se creen empleos a pie de calle.

Así se mueve una gran rueda. Empezando por la materia prima, siguiendo por la fabricación, la distribución y la venta con todos los pasos intermedios de cada etapa y todas las personas implicadas.

¿Te imaginas cuantos trabajos en marcha?

Cambio de hábitos

Todo el mundo ha vuelto a salir, a ir a bares, restaurantes, terrazas… gracias a lo cual poco a poco la hostelería ve la luz.

¿Quién no tiene ganas de salir después de tanto tiempo?

Tenemos aquí la Navidad del 2021 y si estos últimos años habían cambiado los hábitos de consumo ahora aún han cambiado más. Muchas de las cosas que antes se iban a buscar en nuestro barrio ahora se compran por internet. 

Los pequeños comercios han sufrido y muchos ya no existen. Otros intentan sobrevivir abriéndose al mundo online y esperando que la gente vuelva a entrar por sus puertas.

Es muy difícil tener una tienda llena de stock meses y meses a la espera de que todo se mueva.

El comercio online es un camino largo que se va construyendo paso a paso. Lleva tiempo y dedicación a nivel técnico y a nivel de optimización de búsqueda y de creación de contenidos.

Internet es un gran universo que tiene planetas muy grandes y daría para escribir un libro sobre todo lo que tienes que hacer para ponerlo en marcha.

 

Imagina que no pudieses ir al médico cerca de tu casa

El mundo es global y cada vez nos movemos más.

Hemos pasado meses de restricciones pero ahora que se ha ido abriendo muchas pequeñas ciudades ven como sus habitantes corren a los centros comerciales de grandes ciudades o como aquellas personas que tiene un nivel adquisitivo medio alto salen de fin de semana y consumen fuera de su propia ciudad.

Las pequeñas ciudades cada vez tienen menos oferta porque cada vez menos gente la reclama, al contrario, la olvidan.

¿Te imaginas qué sería de tu ciudad si todo el mundo fuese a buscar lo que necesita fuera de su ciudad o su pueblo?

Imagínate que la mayor parte de la población de una pequeña ciudad decidiese irse a otra ciudad a buscar los servicios que necesita.

Pongamos que se fuese fuera al médico, al dentista, al abogado, al notario, al fisio, a la peluquería, a la estética, al gestor , al colegio etc…

¿De qué vivirían estos profesionales y todo el conglomerado que rodea a estas profesiones?

¿Te lo has planteado?

No, verdad. Pues somos una sociedad y nos construimos juntos y todos dependemos unos de los otros en cierta manera. Lo que decidimos hacer o en lo que trabajamos es responsabilidad nuestra sin duda, pero también es responsabilidad de la gente con la que compartimos nuestro espacio. 

Reflexiones de la Navidad 2021

Sí, estamos casi en Navidad y deseo que todo cambie, que la pandemia deje de existir, que crezca el amor en nuestros corazones, que las familias se unan, que no pierdas el tiempo enfadándote por cosas que no valen la pena y que en la medida de lo que puedas, pienses un poco en el lugar en el que vives y en la sociedad que te rodea.

Yo haré lo mismo, he comprado lo que he podido aquí mismo y lo que no, he elegido comercios pequeños que me sirven desde lejos. Ayer fui al médico en mi ciudad y anteayer a la peluquería y cuando acabé de escribir bajaré al supermercado de la esquina.

Esta Navidad del 2021, como intento hacer siempre, aunque no esté de moda ni sea tendencia pensaré en el pequeño mundo que me rodea e intentaré que sea mejor.

¡Felices Navidades!

 

Te dejo algún enlace que puede interesarte:

El mundo se ha parado

No te rindas

Y como no la dirección de mi tienda favorita, por si tienes que hacer algún regalito.

Mimatboutiquemanresa
Tienda de moda de mujer

 

       Mima’t Boutique

 

 

También podría gustarte

Todos soñamos.

Todos soñamos y siempre hay un sueño detrás de cada cosa que emprendemos.

Mejorar la vida de las personas haciendo lo que más nos gusta o lo que mejor sabemos hacer, es un sueño.

En mi caso, mi ilusión era montar una tienda de ropa bonita para ayudar a las mujeres a vestir bien sin necesidad de gastarse una fortuna.

Ir bien arreglada, preocuparte por tu interior y por tu exterior, te hace ser más feliz.

Aquí, se había convertido en algo bastante difícil. Vivíamos un gran desequilibrio entre las tiendas de ropa casi de lujo y las grandes cadenas y los bazares. Cuando nosotros empezamos, el espacio en el medio, que ofreciese calidad y precio, estaba bastante desierto.

Han pasado ya varios años  y muchos otros ya han entrado en este terreno, cada uno a su estilo. Unos siguen y otros ya no están. Vivimos tiempos muy difíciles para el mundo de la moda y del pequeño comercio en  general.

Sin embargo, en Mima’t, vivimos con la misma filosofía. Hemos ido pasando etapas diferentes, cambiando algunas marcas y adaptándonos a lo que iba sucediéndose. Siempre pensando en ti, en vosotras, que sois ya una parte de nosotros.

Nuestra esencia es la misma. Encontrar prendas que te hagan sentir bien cuando te las pongas. Que cuando las tengas en casa y abras el armario por la mañana, te guste lo que veas y te apetezca arreglarte. Quisiera que  el momento de vestirte fuese fácil y feliz. 

Cada temporada, elegimos prendas con una determinada calidad, que nos encante su tacto, sean versátiles y cómodas. Colecciones que tengan una vida un poco más larga y que puedas llevarlas en más de una ocasión y más de una temporada.

Nuestro objetivo es ayudarte a construir tu armario poco a poco.

No pretendemos competir con las grandes cadenas, es otro producto y tiene otra función. Incluso puedes compaginarlo ¿Porqué no?

Todos soñamos y mi sueño es elegir bien. Cuando una prenda llega a nuestra tienda, ha sido escogida con cariño entre muchas otras. Y nuestra ilusión es que sirva para mejorar la vida de la mujer que las lleva. Son prendas con sentido y con historia. Tienen detrás el esfuerzo de las marcas y las tiendas que hemos creído que valía la pena intentar cambiar algo.

Nuestras prendas no las verás multiplicada a miles por todas las ciudades. Tienen un encanto diferente. Son para mujeres diferentes.

Para nosotros, para mi, lo interesante es aportar algo que te ayude a mejorar tu vida. 

Somos lo que vivimos, lo que comemos y también lo que vestimos.

 

 

 

También podría gustarte

La identidad

Viste como eres

La identidad y su significado.

Últimamente oímos hablar mucho sobre  identidad.

Según la R.A.E, hay varias definiciones de identidad. Y, son dos las que a nosotros nos interesan más.

La primera habla del exterior, de lo que nos caracteriza desde fuera.

“Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”

Y la segunda, es una visión más interior, más personal.

Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás”

En cierto modo, las dos definiciones se mezclan y conforman nuestra propia idea de lo que somos.

Tu identidad.

La conciencia que cada persona tiene de ser una misma es lo que debería darnos seguridad. La seguridad de que somos diferentes y de que esto nos da un valor especial.

Conocerte a ti misma, mirar en tu interior y saber cómo te sientes, es importante para que tu exterior vaya en concordancia con la persona que eres.

O la que quieres ser en ese momento.

También tus gestos, tu manera de expresarte, tu manera de moverte,  la ropa que llevas puesta y hasta los complementos hablan de ti.

Todo el conjunto es la expresión de quién eres.

Búscate a ti misma.

Haciendo un pequeño ejercicio te va a ser más fácil analizarlo.

  1. Piensa en ti.

Si piensas en ti ¿Con quién te encuentras? ¿Cómo te imaginas?

     2. Ponte delante del espejo.

¿Qué ves? ¿Coincide con la idea mental que tienes de ti?

  1. Vuelve a pensar.

Piensa con qué  yo te identificas más. ¿Con el que tenías en la cabeza o con el que ves en el espejo? ¿Coinciden?

Si la persona que ves en el espejo es el reflejo de la que tenías en la cabeza, es genial, porque te conoces y es más fácil que tengas identificado tu YO , que confíes en ti y que te sientas fuerte y segura.

Y si la persona que ves en el espejo no coincide con tu idea de ti, deberías empezar a trabajar.

Sobre todo, ¡cree en ti! Eres bonita, seguro. Tienes un montón de cualidades y se trata de ponerlas en alza. ¡Quiérete!

No tengas miedo de mirarte al espejo.

Tú eres lo más importante y sentirte bien contigo mismo y en paz con quién eres y lo que transmites te ayudará a quererte y ser más feliz.

Hablemos de identidad

A veces, no sabemos bien cómo somos o cómo nos gustaría ser. Nos dejamos llevar por la corriente del momento y no analizamos si realmente este estilo va con nosotros. Ni pensamos en cómo nos sentimos siguiendo este rol.

Estaría bien que averiguases si te mueves o te vistes por inercia o con convencimiento. 

Es muy importante que cuando vayas a vestirte y abras el armario te sea fácil elegir.

Si es demasiado complicado, algo falla.

Lo más seguro es que ya no te identifiques con la mayoría de la ropa que tienes, que estés guardando recuerdos de lo que habías sido en otra época.

O que compres por impulso, sin pensar si la prenda que has visto se adapta bien a tu estilo de vestir y de vida.

Las razones pueden ser múltiples.

Las soluciones pasan por hacer  pequeños cambios que nos pongan en el camino para mejorar nuestro armario y sentirnos bien.

Identificarte con lo que eres, lo que tienes y lo que te rodea. Quererte y conocerte es el camino que te ayudará a ser tú misma y estar bien.

Vestir con identidad
Via Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

P. D En otro post te explicaré como construirte un armario ideal.

 

 

También podría gustarte