Las navidades del 2021

Navidades 2021

Las Navidades del 2021 ya están a punto de aterrizar en nuestras vidas.

Ha pasado un año desde que muchos decidimos que no podíamos reunirnos para celebrar juntos y en familia una de las fechas más importantes para nosotros.

Pensábamos que el próximo año todo habría acabado, que estaríamos todos vacunados y que el virus quedaría en el recuerdo. Un recuerdo de una pandemia que ni en nuestras peores pesadillas habíamos imaginado que podría ser posible. 

Si miro hacia atrás, con la perspectiva que me da el tiempo, me parece una película de ciencia ficción pero hoy la mayoría sabemos que es real y que está aquí.

Nosotros, una vez todos vacunados y llevando una vida llena aún de medidas de seguridad, hemos decidido juntarnos este año. Creemos que hemos de intentar continuar la vida, no sin miedo o respeto por lo que tenemos delante pero sí con esperanza por lo que vendrá.

Quizás las Navidades solo sean una excusa para recuperar un poco el calor humano. Intentar compartir momentos entre hermanos, hijos y padres, con aquellos que no vemos cada día y que nos importan tanto…

Pero, también es el punto de salida para no darnos por vencidos. Procurar que la vida se vaya pareciendo a lo que tuvimos.

Empezando a construir

Han pasado muchas cosas, han habido muchas muertes, muchas pérdidas de empleo y muchas situaciones difíciles. Pero, quizás, la única manera de levantar nuestra sociedad sea compartiendo momentos y pensando en sociedad, entrando en nuestros comercios, haciendo regalos para que la economía se mueva y se creen empleos a pie de calle.

Así se mueve una gran rueda. Empezando por la materia prima, siguiendo por la fabricación, la distribución y la venta con todos los pasos intermedios de cada etapa y todas las personas implicadas.

¿Te imaginas cuantos trabajos en marcha?

Cambio de hábitos

Todo el mundo ha vuelto a salir, a ir a bares, restaurantes, terrazas… gracias a lo cual poco a poco la hostelería ve la luz.

¿Quién no tiene ganas de salir después de tanto tiempo?

Tenemos aquí la Navidad del 2021 y si estos últimos años habían cambiado los hábitos de consumo ahora aún han cambiado más. Muchas de las cosas que antes se iban a buscar en nuestro barrio ahora se compran por internet. 

Los pequeños comercios han sufrido y muchos ya no existen. Otros intentan sobrevivir abriéndose al mundo online y esperando que la gente vuelva a entrar por sus puertas.

Es muy difícil tener una tienda llena de stock meses y meses a la espera de que todo se mueva.

El comercio online es un camino largo que se va construyendo paso a paso. Lleva tiempo y dedicación a nivel técnico y a nivel de optimización de búsqueda y de creación de contenidos.

Internet es un gran universo que tiene planetas muy grandes y daría para escribir un libro sobre todo lo que tienes que hacer para ponerlo en marcha.

 

Imagina que no pudieses ir al médico cerca de tu casa

El mundo es global y cada vez nos movemos más.

Hemos pasado meses de restricciones pero ahora que se ha ido abriendo muchas pequeñas ciudades ven como sus habitantes corren a los centros comerciales de grandes ciudades o como aquellas personas que tiene un nivel adquisitivo medio alto salen de fin de semana y consumen fuera de su propia ciudad.

Las pequeñas ciudades cada vez tienen menos oferta porque cada vez menos gente la reclama, al contrario, la olvidan.

¿Te imaginas qué sería de tu ciudad si todo el mundo fuese a buscar lo que necesita fuera de su ciudad o su pueblo?

Imagínate que la mayor parte de la población de una pequeña ciudad decidiese irse a otra ciudad a buscar los servicios que necesita.

Pongamos que se fuese fuera al médico, al dentista, al abogado, al notario, al fisio, a la peluquería, a la estética, al gestor , al colegio etc…

¿De qué vivirían estos profesionales y todo el conglomerado que rodea a estas profesiones?

¿Te lo has planteado?

No, verdad. Pues somos una sociedad y nos construimos juntos y todos dependemos unos de los otros en cierta manera. Lo que decidimos hacer o en lo que trabajamos es responsabilidad nuestra sin duda, pero también es responsabilidad de la gente con la que compartimos nuestro espacio. 

Reflexiones de la Navidad 2021

Sí, estamos casi en Navidad y deseo que todo cambie, que la pandemia deje de existir, que crezca el amor en nuestros corazones, que las familias se unan, que no pierdas el tiempo enfadándote por cosas que no valen la pena y que en la medida de lo que puedas, pienses un poco en el lugar en el que vives y en la sociedad que te rodea.

Yo haré lo mismo, he comprado lo que he podido aquí mismo y lo que no, he elegido comercios pequeños que me sirven desde lejos. Ayer fui al médico en mi ciudad y anteayer a la peluquería y cuando acabé de escribir bajaré al supermercado de la esquina.

Esta Navidad del 2021, como intento hacer siempre, aunque no esté de moda ni sea tendencia pensaré en el pequeño mundo que me rodea e intentaré que sea mejor.

¡Felices Navidades!

 

Te dejo algún enlace que puede interesarte:

El mundo se ha parado

No te rindas

Y como no la dirección de mi tienda favorita, por si tienes que hacer algún regalito.

Mimatboutiquemanresa
Tienda de moda de mujer

 

       Mima’t Boutique

 

 

También podría gustarte

Por fin llegó la primavera

La primavera ha empezado

Ya tenemos aquí la primavera con las primeras floraciones, las tardes más largas y el sol más radiante.

Llevamos ya más de un año de pandemia pero la naturaleza no parece percatarse de nada y sigue su curso normal.  Las flores empiezan a salir y el sol calienta más.

Si miro por la ventana nada parece diferente de hace dos años y sin embargo todo ha cambiado.

Seguramente habrá un antes y un después y no vamos a ser los mismos, no creo que vayamos a ser mejores o peores pero sí diferentes.

Nuestra sociedad ha modificado sus hábitos, la forma de relacionarse, la forma de trabajar, la forma de estudiar, todo es diferente y seguramente muchas cosas seguirán así.

Hemos descubierto que no somos infalibles, por si alguien se lo había creído y que no podemos controlarlo todo. En un segundo todo aquello que creíamos inamovible se ha desmoronado y hemos tenido que intentar vivir de otra manera.

Pero hemos de ser optimistas y creer en el futuro, adaptarnos y volver a resurgir como las flores que vemos renacer cada primavera.

Vendrán nuevos tiempos y aunque nunca olvidaremos lo que hemos vivido algún día lo veremos lejano y será una experiencia que nos habrá hecho diferentes pero seguiremos creyendo en el mundo y en la belleza de la vida.

Ha empezado la primavera y quiero mirar hacia el futuro con optimismo.

Y una de las cosas que me ayuda a sentirme bien a mí es la ropa que llevo.

Ya he empezado a preparar mi nuevo vestuario sobre todo incorporando alguna blusa nueva y algún cárdigan que le de un aire nuevo a mi imagen, más fresca y más primaveral como este.

Y es que creo que para sentirme bien por dentro me he de sentir bien por fuera ¿A tí no te pasa?

Da igual si trabajas en casa o fuera. No creo en el pijama para estar delante del ordenador y menos si tengo que hacer video conferencias, la actitud en esta vida es importante.

Si te vistes sin exageraciones pero tal y como hacías antes tu cerebro va a trabajar mejor porque tu actitud va a ser más positiva también.

¿No me crees? Pruébalo

Una blusa mona con blazer o no y un detalle pequeño, un collar, unos pendientes bien equilibrados y un maquillaje ligero pero efectivo.

Detalles que te hagan sentir preparada y refuercen tu autoestima son trucos fáciles pero que a veces olvidamos.

¡Cómodas sí pero con estilo!

Y ahora mira por la ventana y disfruta del sol de la primavera.

¡Hasta pronto!

 

meisie mimatboutique

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Volvamos a vestirnos

Skatïe

Volvamos a vestirnos para la nueva normalidad que empieza hoy, para pasear por los lugares de nuestra vida y para sentir y disfrutar de momentos especiales.

Es el momento de caminar con alegría hacia el futuro y volver a crear sonrisas y momentos felices y vestir vestidos que nos hagan sentir frescas y bonitas…

 

 

 

 Y sí, es verdad, ahora habremos de llevar mascarilla y tener más cuidado con todo pero podemos hacerlo con estilo y con gracia.

Utiliza mascarillas de tejidos bonitos, lavables y que combinen un poco con tu ropa.

La mascarilla se ha convertido en un complemento más de nuestro look.

 

 

  Ver mascarillas ->

Vístete de verano 

El verano está a punto de empezar y puedes disfrutarlo con una gran sonrisa que te ayude a construir recuerdos felices.

Este verano tenemos la suerte de tener una moda muy bonita, vestidos largos lisos y estampados que nos acompañarán en las tardes y noches de verano.

 

 

 

 Los tops también son un imprescindible  en cualquier época del año.

Llévalos en forma de blusa, de camisa, de camiseta.

¡Estamos en verano! Viste de colores, no te limites al blanco y al negro. Prueba a alegrar  tu imagen con nuevos tonos como el turquesa o el naranja

 

 

 

¡Volvamos a vestirnos!

Y hagámoslo mejor. Ahora tenemos la oportunidad de apostar por tejidos naturales como el algodón orgánico o el lino y llevar camisetas especiales por su diseño, por su calidad, por su tacto y por su sostenibilidad.

Ganarás tú porque tu piel estará más bien tratada y ganará nuestro planeta.


 Camiseta de algodón orgánico ->

Es tiempo de disfrutar de las temperaturas, del aire libre y de las buenas compañías. Es momento de volver a vestir y sentirse bien. 

Elige tus conjuntos de este verano, sigue las tendencias de una forma natural de acuerdo con tu personalidad.

Sonríe y se feliz.

¡Hasta pronto!

 

 

También podría gustarte

El nuevo estilo de vestir

El nuevo estilo de vestir es natural y a la vez tiene un punto sofisticado.

La mujer de hoy quiere vestir bien y  cómoda. La línea de separación entre lo que te pones para ir a la oficina y lo que usas en tu tiempo libre prácticamente no existe.

Las mujeres de hoy queremos sentirnos guapas y cómodas a la vez.

La comodidad que buscas la encuentras en la combinación de saber vestirte de acuerdo a  cómo TU sientes que eres hoy.

La idea de que en la vida tengas que representar un papel como en una función de teatro es antigua. Aunque tengas que ir vestida de acuerdo con la ocasión puedes hacerlo desde un punto de vista personal y único.

Poder vestir tal y como tú sientes que eres es importante. Si vas bien arreglada y te sientes bien también serás una mujer más segura.

La confianza aporta seguridad.

Siempre te hablo de revisar bien tu armario y analizar las prendas con las que te identificas. Aquellas que forman parte de tu esencia hoy en día, no de la que eras antes. 

Nosotras cambiamos, la sociedad cambia, el mundo cambia  y lo vemos  desde perspectivas diferentes en cada etapa que pasa.

Quizás guardas prendas que en otra época te encantaban y que ahora ya no van contigo, ese es el motivo de que no las lleves. Es necesario que salgan de tu armario porque te estorban, te hacen más difícil vestirte, ocupan un lugar innecesario en tu vida.

Vestirse es muy fácil si en el armario tienes en cada temporada lo que realmente es parte de ti y te hace sentir bien.

Ahora es fácil encontrar  prendas muy versátiles que te ayudan a elevar un conjunto y puedas sentirte tú misma.

Un ejemplo es el uso que hacemos de los vaqueros en la actualidad. Hace pocos años a nadie se le hubiese ocurrido ir a trabajar o a una cena con vaqueros. Hoy es habitual.

Aquí si te doy mi opinión te diré que uses un vaquero azul marino, poco desgastado y sobre todo sin roturas, no son elegantes ni bonitas. Pero si a ti te encantan, pues adelante.

Yo me veo más vestida con un vaquero azul marino  combinado  con una blusa satinada o  con una lazada, un blazer y unos mocasines modernos.  

El nuevo estilo de vestir es cómodo y desenfadado. El pantalón negro es un básico que no tiene porque ser aburrido y formal. 

 

Este modelo es comodísimo, es un pantalón de tendencia y además queda bien para cualquier ocasión.

 

 

 

Ahora valoras que una prenda sea versátil, que puedas llevar sin miedo en distintas ocasiones.

Ya no querrás tener un armario abarrotado de prendas sin recursos.

Tú, yo y la mayoría que ya no somos adolescentes queremos una buena combinación de básicos y de  prendas de tendencia  que podamos alargar dos o tres temporadas y que nos hagan sentir bien en cada momento.

Este es el nuevo estilo de vestir y es mejor para ti y para el planeta en el que vivimos.

¿No te parece?

¡Hasta pronto!

 

 

 

También podría gustarte