Por fin llegó la primavera

La primavera ha empezado

Ya tenemos aquí la primavera con las primeras floraciones, las tardes más largas y el sol más radiante.

Llevamos ya más de un año de pandemia pero la naturaleza no parece percatarse de nada y sigue su curso normal.  Las flores empiezan a salir y el sol calienta más.

Si miro por la ventana nada parece diferente de hace dos años y sin embargo todo ha cambiado.

Seguramente habrá un antes y un después y no vamos a ser los mismos, no creo que vayamos a ser mejores o peores pero sí diferentes.

Nuestra sociedad ha modificado sus hábitos, la forma de relacionarse, la forma de trabajar, la forma de estudiar, todo es diferente y seguramente muchas cosas seguirán así.

Hemos descubierto que no somos infalibles, por si alguien se lo había creído y que no podemos controlarlo todo. En un segundo todo aquello que creíamos inamovible se ha desmoronado y hemos tenido que intentar vivir de otra manera.

Pero hemos de ser optimistas y creer en el futuro, adaptarnos y volver a resurgir como las flores que vemos renacer cada primavera.

Vendrán nuevos tiempos y aunque nunca olvidaremos lo que hemos vivido algún día lo veremos lejano y será una experiencia que nos habrá hecho diferentes pero seguiremos creyendo en el mundo y en la belleza de la vida.

Ha empezado la primavera y quiero mirar hacia el futuro con optimismo.

Y una de las cosas que me ayuda a sentirme bien a mí es la ropa que llevo.

Ya he empezado a preparar mi nuevo vestuario sobre todo incorporando alguna blusa nueva y algún cárdigan que le de un aire nuevo a mi imagen, más fresca y más primaveral como este.

Y es que creo que para sentirme bien por dentro me he de sentir bien por fuera ¿A tí no te pasa?

Da igual si trabajas en casa o fuera. No creo en el pijama para estar delante del ordenador y menos si tengo que hacer video conferencias, la actitud en esta vida es importante.

Si te vistes sin exageraciones pero tal y como hacías antes tu cerebro va a trabajar mejor porque tu actitud va a ser más positiva también.

¿No me crees? Pruébalo

Una blusa mona con blazer o no y un detalle pequeño, un collar, unos pendientes bien equilibrados y un maquillaje ligero pero efectivo.

Detalles que te hagan sentir preparada y refuercen tu autoestima son trucos fáciles pero que a veces olvidamos.

¡Cómodas sí pero con estilo!

Y ahora mira por la ventana y disfruta del sol de la primavera.

¡Hasta pronto!

 

meisie mimatboutique

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Volvamos a vestirnos

Skatïe

Volvamos a vestirnos para la nueva normalidad que empieza hoy, para pasear por los lugares de nuestra vida y para sentir y disfrutar de momentos especiales.

Es el momento de caminar con alegría hacia el futuro y volver a crear sonrisas y momentos felices y vestir vestidos que nos hagan sentir frescas y bonitas…

 

 

 

 Y sí, es verdad, ahora habremos de llevar mascarilla y tener más cuidado con todo pero podemos hacerlo con estilo y con gracia.

Utiliza mascarillas de tejidos bonitos, lavables y que combinen un poco con tu ropa.

La mascarilla se ha convertido en un complemento más de nuestro look.

 

 

  Ver mascarillas ->

Vístete de verano 

El verano está a punto de empezar y puedes disfrutarlo con una gran sonrisa que te ayude a construir recuerdos felices.

Este verano tenemos la suerte de tener una moda muy bonita, vestidos largos lisos y estampados que nos acompañarán en las tardes y noches de verano.

 

 

 

 Los tops también son un imprescindible  en cualquier época del año.

Llévalos en forma de blusa, de camisa, de camiseta.

¡Estamos en verano! Viste de colores, no te limites al blanco y al negro. Prueba a alegrar  tu imagen con nuevos tonos como el turquesa o el naranja

 

 

 

¡Volvamos a vestirnos!

Y hagámoslo mejor. Ahora tenemos la oportunidad de apostar por tejidos naturales como el algodón orgánico o el lino y llevar camisetas especiales por su diseño, por su calidad, por su tacto y por su sostenibilidad.

Ganarás tú porque tu piel estará más bien tratada y ganará nuestro planeta.


 Camiseta de algodón orgánico ->

Es tiempo de disfrutar de las temperaturas, del aire libre y de las buenas compañías. Es momento de volver a vestir y sentirse bien. 

Elige tus conjuntos de este verano, sigue las tendencias de una forma natural de acuerdo con tu personalidad.

Sonríe y se feliz.

¡Hasta pronto!

 

 

También podría gustarte

El nuevo estilo de vestir

El nuevo estilo de vestir es natural y a la vez tiene un punto sofisticado.

La mujer de hoy quiere vestir bien y  cómoda. La línea de separación entre lo que te pones para ir a la oficina y lo que usas en tu tiempo libre prácticamente no existe.

Las mujeres de hoy queremos sentirnos guapas y cómodas a la vez.

La comodidad que buscas la encuentras en la combinación de saber vestirte de acuerdo a  cómo TU sientes que eres hoy.

La idea de que en la vida tengas que representar un papel como en una función de teatro es antigua. Aunque tengas que ir vestida de acuerdo con la ocasión puedes hacerlo desde un punto de vista personal y único.

Poder vestir tal y como tú sientes que eres es importante. Si vas bien arreglada y te sientes bien también serás una mujer más segura.

La confianza aporta seguridad.

Siempre te hablo de revisar bien tu armario y analizar las prendas con las que te identificas. Aquellas que forman parte de tu esencia hoy en día, no de la que eras antes. 

Nosotras cambiamos, la sociedad cambia, el mundo cambia  y lo vemos  desde perspectivas diferentes en cada etapa que pasa.

Quizás guardas prendas que en otra época te encantaban y que ahora ya no van contigo, ese es el motivo de que no las lleves. Es necesario que salgan de tu armario porque te estorban, te hacen más difícil vestirte, ocupan un lugar innecesario en tu vida.

Vestirse es muy fácil si en el armario tienes en cada temporada lo que realmente es parte de ti y te hace sentir bien.

Ahora es fácil encontrar  prendas muy versátiles que te ayudan a elevar un conjunto y puedas sentirte tú misma.

Un ejemplo es el uso que hacemos de los vaqueros en la actualidad. Hace pocos años a nadie se le hubiese ocurrido ir a trabajar o a una cena con vaqueros. Hoy es habitual.

Aquí si te doy mi opinión te diré que uses un vaquero azul marino, poco desgastado y sobre todo sin roturas, no son elegantes ni bonitas. Pero si a ti te encantan, pues adelante.

Yo me veo más vestida con un vaquero azul marino  combinado  con una blusa satinada o  con una lazada, un blazer y unos mocasines modernos.  

El nuevo estilo de vestir es cómodo y desenfadado. El pantalón negro es un básico que no tiene porque ser aburrido y formal. 

 

Este modelo es comodísimo, es un pantalón de tendencia y además queda bien para cualquier ocasión.

 

 

 

Ahora valoras que una prenda sea versátil, que puedas llevar sin miedo en distintas ocasiones.

Ya no querrás tener un armario abarrotado de prendas sin recursos.

Tú, yo y la mayoría que ya no somos adolescentes queremos una buena combinación de básicos y de  prendas de tendencia  que podamos alargar dos o tres temporadas y que nos hagan sentir bien en cada momento.

Este es el nuevo estilo de vestir y es mejor para ti y para el planeta en el que vivimos.

¿No te parece?

¡Hasta pronto!

 

 

 

También podría gustarte

¡Vamos a hacer la maleta!

¡Vamos a hacer la maleta para irnos de vacaciones!

 Muchas estáis a punto de iros  y pensando qué vais a meter en la maleta.

¡Si pudiésemos nos lo llevaríamos TODO! porque nunca se sabe si te va a hacer falta. Pero los por si acaso no caben. Tanto si vas en avión o no, resulta absurdo cargar más de lo necesario.

Es mucho más cómodo y más seguro no tener que facturar. ¡el lío que es que te pierdan la maleta!

Yo procuro llevar siempre un par de conjuntos de ropa interior y un mini neceser en el bolso por si acaso.

Eso es algo que se aprende con los años, con la práctica y después de haberte quedado sin maleta. 

Tu sabes mejor que nadie lo que vas a necesitar y usar de verdad, sólo es cuestión de perder un poco de tiempo pensando.

Es muy importante que tengas en cuenta dónde vas. Es el primer paso para elegir porque no es lo mismo irse a la playa que ir de turismo por una ciudad o a la montaña.

El clima y la forma de vestir es diferente.

También es bueno pensar si tendrás lavadora o no, porque si vas a una casa o apartamento que te permite lavar, la cantidad también se puede reducir.

El número de días es otra de las claves, no es lo mismo una semana que quince días o un mes.

La lista básica

A partir de aquí haz una lista. 

Puedes hacerla en un papel, en las notas de tu móvil o crearla con una aplicación que te ayudará a tenerla siempre a mano, Evernote .

Las listas son útiles. Apunta las cosas básicas como documentos de identificación, tarjetas sanitarias, tarjetas de crédito, una etiqueta para tu equipaje, gafas de sol, un par de pañuelos para taparte un poco si hay refrigeración, un neceser con los imprescindibles (no valen todas las variantes de pintalabios, sombras y demás que nunca utilizas). No te olvides del cargador del móvil ni del adaptador eléctrico si viajas a un país con voltaje diferente. ¿El portátil o un libro electrónico?  Y unos cascos ¿Qué te parece?

Piensa si necesitas secador o plancha para el pelo.

O valora hacerte un super tratamiento de cabello que haga que te olvides de todos los aparatos durante un, dos, tres y hasta 6 meses. ¡Genial! No te olvides alguna goma o pinza de pelo.

Un chubasquero o un paraguas plegable, dependiendo de donde viajes. 

Y si tomas algún medicamento llévalo contigo, añade algún básico más como el analgésico y no tendrás que preocuparte. Pañuelos de papel, alcohol en gel y tiritas por ejemplo.

Además del bolso necesitarás un clutch que te sirva si vas a algún evento o una cena, un capazo o bolsa de playa y algún accesorio para lucir por la noche. 

El calzado piénsalo bien porque es muy fácil pasarse. Poco, cómodo, combinable y que realmente lleves. Lleva máximo tres pares.

y …¿Qué ropa me llevo?

Vayas donde vayas llévate al menos algún tipo de chaqueta  o cazadora porque puede refrescar por las noches. Un sombrero bonito, una pamela o una gorra también son útiles. 

Si vas a la playa o hay una piscina ¡no te olvides el biquini  o el bañador! y piensa en algún pareo, kaftán o lo que te guste llevar para cubrirte. Por supuesto, también alguna chancla bonita y una toalla de playa o mejor, una de microfibra que ocupan menos.

Añade algún vestido corto que te sirva para ir a comer o pasear. Un vestido midi o largo es ideal por si tienes alguna cena y además puedes aprovecharlo también para pasear.

 Los shorts son casi un imprescindible. Uno vaquero azul claro y uno blanco u otro en una tela que te vista más como un lino bonito. Los puedes combinar con camisetas lisas de tirantes o de manga corta  de algodón en dos colores diferentes, un par de tops, uno liso o con bordados y otro estampado.

 Elige algunas camisas o blusas de lino o algodón sencillas con algún detalle bordado que te darán el toque chic. 

 Yo añadiría alguna falda pareo midi o  un pantalón fresquito largo que puedes combinar con las prendas que hayas escogido para arriba. 

Evidentemente, no te olvides de la ropa interior para cada día y un camisón o pijama.

Esto es más que suficiente para pasar una semana entera y más días sin problema.

Según donde vayas necesitarás cambiar de tipo de pantalón o de camisetas, por ejemplo los  shorts por un pantalón tobillero, chino, o largo en negro, blanco, estampado y un vaquero. 

Si vas a estar más de una semana es imprescindible que puedas combinar cada prenda de abajo con dos o tres de arriba y que puedas intercambiarlas entre ellas. Así con pocas piezas tus posibilidades se multiplicarán.

Elige colores que combinen y te será muy fácil.

Ordenando la maleta

Es muy útil seguir algunos de los consejos de Marie Kondo  para empaquetar las cosas, como su método para enrollar los vaqueros, las camisetas y la ropa interior. Los vestidos, las americanas o chaquetas y los chino es mejor doblarlos.

Lo más pesado como unas bambas, si vas en avión es mejor llevarlo puesto. Y si no tienes ese problema, lo ideal es ponerlo en bolsas de tela para que no se te mezcle con la ropa y en el fondo de la maleta o en los huecos que van generándose al ir haciéndola. 

Ordena como a ti te sea más fácil, por tipo de ropa o por conjuntos y visualiza todo antes de meterlo en la maleta, por ejemplo poniéndolo encima de la cama.

No te olvides de que, en muchos casos, la ropa que ahora va limpia volverá sucia y llévate bolsas que queden bien cerradas para meter la sucia y que no se te mezcle con la limpia. 

Para organizar las cosas venden bolsas compresoras que permiten llevar la ropa sin abultar tanto o los packing cubes que son de diferentes tamaños. Puedes usar bolsas de tela o las típicas bolsas para congelar.

Ensaya, prueba, piensa opciones y si quieres escribe y cuéntanos cómo lo haces tú y que ideas diferentes tienes.

¡Feliz preparación!

 

Vía Unplash

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte