Todos soñamos.

Todos soñamos y siempre hay un sueño detrás de cada cosa que emprendemos.

Mejorar la vida de las personas haciendo lo que más nos gusta o lo que mejor sabemos hacer, es un sueño.

En mi caso, mi ilusión era montar una tienda de ropa bonita para ayudar a las mujeres a vestir bien sin necesidad de gastarse una fortuna.

Ir bien arreglada, preocuparte por tu interior y por tu exterior, te hace ser más feliz.

Aquí, se había convertido en algo bastante difícil. Vivíamos un gran desequilibrio entre las tiendas de ropa casi de lujo y las grandes cadenas y los bazares. Cuando nosotros empezamos, el espacio en el medio, que ofreciese calidad y precio, estaba bastante desierto.

Han pasado ya varios años  y muchos otros ya han entrado en este terreno, cada uno a su estilo. Unos siguen y otros ya no están. Vivimos tiempos muy difíciles para el mundo de la moda y del pequeño comercio en  general.

Sin embargo, en Mima’t, vivimos con la misma filosofía. Hemos ido pasando etapas diferentes, cambiando algunas marcas y adaptándonos a lo que iba sucediéndose. Siempre pensando en ti, en vosotras, que sois ya una parte de nosotros.

Nuestra esencia es la misma. Encontrar prendas que te hagan sentir bien cuando te las pongas. Que cuando las tengas en casa y abras el armario por la mañana, te guste lo que veas y te apetezca arreglarte. Quisiera que  el momento de vestirte fuese fácil y feliz. 

Cada temporada, elegimos prendas con una determinada calidad, que nos encante su tacto, sean versátiles y cómodas. Colecciones que tengan una vida un poco más larga y que puedas llevarlas en más de una ocasión y más de una temporada.

Nuestro objetivo es ayudarte a construir tu armario poco a poco.

No pretendemos competir con las grandes cadenas, es otro producto y tiene otra función. Incluso puedes compaginarlo ¿Porqué no?

Todos soñamos y mi sueño es elegir bien. Cuando una prenda llega a nuestra tienda, ha sido escogida con cariño entre muchas otras. Y nuestra ilusión es que sirva para mejorar la vida de la mujer que las lleva. Son prendas con sentido y con historia. Tienen detrás el esfuerzo de las marcas y las tiendas que hemos creído que valía la pena intentar cambiar algo.

Nuestras prendas no las verás multiplicada a miles por todas las ciudades. Tienen un encanto diferente. Son para mujeres diferentes.

Para nosotros, para mi, lo interesante es aportar algo que te ayude a mejorar tu vida. 

Somos lo que vivimos, lo que comemos y también lo que vestimos.

 

 

 

También podría gustarte

No te rindas

no te rindas

No te rindas, sigue intentándolo.

El fracaso no existe. No sirven de nada las buenas ideas si no eres constante y trabajadora.

El emprendimiento es un reto. Hace falta tener una idea, un proyecto, muchas ganas de trabajar y mucha paciencia.

Hay que fijarse y escuchar a tu alrededor, has de estar atenta a las oportunidades y has de satisfacer una necesidad.

¡Y sobre todo necesitas alma! Tienes que emocionarte  para emocionar a los demás. Te lo has de creer y transmitirlo.

Nadie consigue llevar a cabo un proyecto si no trabaja duro. No has de ser sólo un buen profesional, has de ser un buen empresario.

Pero es básico que  te guste lo que haces, si no, no es posible ni sostenible. ¡Te ha de encantar!

Vas a tener momentos geniales y otros para decir “apaga y vamos”

Por eso, es tan importante que haya pasión en lo que haces.

Te va a robar mucho tiempo al principio y habrás de aprender a gestionarlo. Priorizar lo que es realmente más importante en tu vida.

La vida está formada por otras muchas cosas además del trabajo.

No pierdas de vista la realidad.

Hay proyectos que no tienen futuro por mil razones y tampoco se trata de tirarse a la piscina por cabezonería. Estudia si tu proyecto es viable. Si no lo has hecho y ves que no funciona ni lo hará, no pasa nada. No es un fracaso, es una gran experiencia que te servirá para siempre.

 

Nadie dijo que fuese fácil.

Cada cosa que quieras hacer es un gran esfuerzo a todos los niveles.  Tendrás miedo pero no te ha de paralizar. El miedo te ha de empujar hacia delante, ha de hacerte mover, pensar.

No te rindas.

Se aprende equivocándose.

Nadie nace enseñado. Pregunta, asesórate y aprende, aprende y aprende.

 No te rindas

 

 

También podría gustarte