Minimalismo

El mundo se vuelve minimalista.

La tendencia minimalista de reducir las cosas a lo esencial y deshacerse de todo lo que sobra está cobrando cada vez más protagonismo.

Hace unos días te hablaba de Marie Kondo y sus teorías sobre el orden.

Hoy la recuerdo porque en esencia es lo mismo.

Si nos deshacemos de todo lo superfluo e innecesario llegamos a la parte esencial, a aquello que realmente nos importa y nos hace felices.

Siempre, desde luego, te hablo desde mi punto de vista personal. Hay tantas teorías en el mundo como personas vivimos en él.

Para mí, el ver las cosas despejadas y mantener un orden en mi casa y en mi vida es importante.

El caos me desorienta y me angustia. Me gustan las cosas sencillas.

Esta tendencia parece que nos está invadiendo. Vivimos en un mundo cada vez más caótico y conflictivo. Lleno de problemas que deberíamos haber superado en el siglo XXI.

Y ¿Qué hacemos las personas? Creo que en definitiva, buscamos paz y orden aunque sea en las cosas pequeñas, en aquellas que aún están a nuestro alcance.

Si nuestra casa contiene lo que verdaderamente necesitamos, seguro que lo encontraremos. Si vivimos en un caos, nos perderemos.

Vivimos en la era digital, tenemos toda la información y más a nuestro alcance sólo con buscar en nuestro móvil.

Pero ¿Realmente crees necesario estar continuamente navegando entre olas enormes?

Es bastante difícil abarcarlo todo. Yo he elegido enfocar mi atención en las cosas que realmente necesito y me son útiles. Aprender poniendo el foco primero en las cosas que para mí son más importantes. 

Hacer el camino paso a paso es más ligero.