No te rindas

no te rindas

No te rindas, sigue intentándolo.

El fracaso no existe. No sirven de nada las buenas ideas si no eres constante y trabajadora.

El emprendimiento es un reto. Hace falta tener una idea, un proyecto, muchas ganas de trabajar y mucha paciencia.

Hay que fijarse y escuchar a tu alrededor, has de estar atenta a las oportunidades y has de satisfacer una necesidad.

¡Y sobre todo necesitas alma! Tienes que emocionarte  para emocionar a los demás. Te lo has de creer y transmitirlo.

Nadie consigue llevar a cabo un proyecto si no trabaja duro. No has de ser sólo un buen profesional, has de ser un buen empresario.

Pero es básico que  te guste lo que haces, si no, no es posible ni sostenible. ¡Te ha de encantar!

Vas a tener momentos geniales y otros para decir “apaga y vamos”

Por eso, es tan importante que haya pasión en lo que haces.

Te va a robar mucho tiempo al principio y habrás de aprender a gestionarlo. Priorizar lo que es realmente más importante en tu vida.

La vida está formada por otras muchas cosas además del trabajo.

No pierdas de vista la realidad.

Hay proyectos que no tienen futuro por mil razones y tampoco se trata de tirarse a la piscina por cabezonería. Estudia si tu proyecto es viable. Si no lo has hecho y ves que no funciona ni lo hará, no pasa nada. No es un fracaso, es una gran experiencia que te servirá para siempre.

 

Nadie dijo que fuese fácil.

Cada cosa que quieras hacer es un gran esfuerzo a todos los niveles.  Tendrás miedo pero no te ha de paralizar. El miedo te ha de empujar hacia delante, ha de hacerte mover, pensar.

No te rindas.

Se aprende equivocándose.

Nadie nace enseñado. Pregunta, asesórate y aprende, aprende y aprende.

 No te rindas

 

 

¡Hola! Soy María H. ¡Gracias por estar aquí!

Tal vez también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *