El fondo de armario ideal

El fondo de armario ideal es diferente para cada una de nosotras.

Lo primero y necesario para poder crear un buen fondo de armario es, como te he explicado tantas veces, tener un armario arreglado y despejado. Si tienes un espacio visual ordenado te va a ser más fácil.

Hay prendas que consideramos básicas y que deberían estar en cualquier buen fondo de armario. Han de ser prendas que no pasen de moda fácilmente.

Serán la base a la cual hay que ir añadiéndole las piezas de cada estación. Las que marcarán la tendencia.

Para crear TU fondo de armario debes tener en cuenta cuál es tu tipo de vida, tu estilo, la tipología de tu cuerpo y tus gustos.

Lo ideal es que sean prendas en  colores neutros que se puedan combinar bien con toda la ropa. Así el «no tengo nada que ponerme» desaparecerá de tu vida. Siempre tendrás recursos.

Calculando prendas

Hay dos maneras de calcular cuántas prendas son necesarias para construir un fondo de armario realmente útil.

La primera es una fórmula matemática. No te miento, aunque suene a risa, es así.

  1. Se considera que debemos tener tantas prendas como el resultado de dividir las horas que trabajamos por 2.

Por ejemplo

40:2 = 20 prendas básicas.

Aún y así, si tienes una jornada laboral reducida o no trabajas fuera de casa, te será casi imposible vestirte con un mínimo de 10 de prendas básicas.

  1. La segunda fórmula consiste en tener 3 partes de arriba por cada parte de abajo.

 Prendas básicas

Sin embargo, para el fondo de armario no hacen falta muchas fórmulas, lo que sí necesitas es buen criterio eligiendo las prendas.

El fondo de armario ideal es diferente para cada una pero hay básicos que son imprescindibles para todas

1. 2 blazers, americanas o chaquetas. El blazer es la prenda indiscutible. Lleva cualquier look a otra dimensión. Es más formal que un cárdigan o cazadora y más ligero que un abrigo. Encontrarás blazers de todo tipo de colores, largos y texturas.

No hay escusas para no tener uno.

¿De qué tipo han de ser el resto de chaquetas?

Esa elección la has de hacer tú, en función de tu estilo.  Deben ser piezas muy versátiles y fáciles de combinar. Así, el color cuanto más básico mejor. Puede ser negro, gris, beige, azul marino.

Buenas opciones son una cazadora vaquera, un cárdigan o una cazadora de cuero negra o marrón con el mínimo de adornos.

Fotos vía Pinterest

    

      2. 2 pantalones y unos jeans básicos.

Un modelo de jeans que te favorezca según tu silueta y liso. Sin ser extremadamente skiny, en azul marino, sin roturas ni elementos de más.

 

 

 

 

Unos pantalones negros que te favorezcan. Yo te recomendaría tipo “chino” o «sastre» porque son ideales para llevar tanto si vistes más  arreglada como «casual«. Si encuentras un modelo que te va bien, sé fiel.

Otro pantalón, blanco o beige en verano y por ejemplo gris en invierno.

3. 3 camisas o blusas.

Una camisa blanca clásica y una blusa blanca son el comodín total. Una podría ser de algodón y la otra de alguna viscosa o seda. Una tercera en un color liso que combine con tu estilo y que le vaya bien al tono de tu piel.

Vía Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

4. 3 tops lenceros o de algodón en negro, blanco y otro que tu elijas.

Cuanto más bonitos, más te los pondrás, porque te serán útiles como prenda interior o como blusa con una chaqueta encima.

5. 4 camisetas básicas con la forma que te favorezca más. Elige entre escote de pico o cuello redondo. Los colores ideales son el  blanco, negro, gris y una a rayas marineras.

El mejor consejo que te puedo dar es que sean de calidad para que tengan un patrón y un acabado bonito. Es un básico que te puede ir bien con todo y con el que puedes quedar bien en todas las situaciones.

También es preferible manga corta porque las podrás combinar bien en entretiempo, en verano y en invierno con otras prendas encima.

6. Un vestido negro en invierno y uno blanco en verano. Apuesta por modelos que te sienten bien según tu tipología y ni muy largos ni muy cortos. Los cruzados suelen ser bastante infalibles.

Vía Pinterest

7. Añade  una falda lápiz gris o negra. Siempre se llevan y es un recurso más.

8. Una gabardina y un abrigo.

El abrigo ideal para que sobreviva al paso del tiempo es el de corte masculino en negro o en color camel. La gabardina es un básico en entretiempo y la perfecta es el modelo de «Burberry» en camel. Sin embargo, también puedes optar con modelos sin cinturón en camel o azul marino por ejemplo.

 Estos modelos combinan con todo tipo de looks, tanto si vistes informal como si tienes que ir arreglada.

 9. Un par de jerséis de punto, versátiles, en colores neutros y de buena calidad son un imprescindibles.

Lo que llevas en el interior es importante.

A veces no le damos la importancia que realmente merece a la ropa interior. Y es básica para que el conjunto que lleves te quede bien. 

Elegir el color adecuado de ropa interior según cómo vas vestida y la forma por ejemplo del sujetador, es importantísimo para llevar el conjunto perfecto.

Más allá de la ropa

Más allá de la ropa necesitaremos zapatos y bolsos.

Si puedes tener pocos zapatos, no deben faltarte unos stilettos cómodos, un botín, unas bambas blancas y unas bailarinas, preferentemente con un poco de punta.

Y por supuesto bolsos.

Es bueno tener por lo menos dos. Uno de tamaño mediano que te sirva de comodín si viajas, para trabajar y para el día a día. Y uno pequeño como una bandolera en color camel o negro.

Si sólo ha de ser uno, la mejor apuesta sería la bandolera y sobre todo bastante lisa. De esta manera te servirá cada día y en ocasiones especiales.

Con estas prendas te habrías construido la base de tu armario, el fondo. Siempre te recomiendo que sean prendas de las que se llevan siempre, colores que permanecen temporada tras temporada.

El objetivo es que te sean útiles varias temporadas y sólo tengas que añadir las prendas de tendencia con las que formarás tu vestuario.

Resumiendo

A veces la elección del fondo de armario es complicada.

Yo creo que debes encontrar aquellas prendas que según tu cuerpo y tu estilo te quedan bien y te sientes cómoda. Si encuentras un patrón que te vaya muy bien, no hagas experimentos y consérvalo porque te ayudará a sentirte segura.

Piensa que ahora estamos hablando de la base con la que podrás formar los conjuntos para ir vestida cada día. Luego, has de completar con algunas prendas más de temporada y con  complementos.

Si no completas cada temporada no te divertirás ni te sentirás bien. Vestirte cada día se convertiría en algo  triste, monótono y aburrido.

La alegría y la variedad la conseguiremos con unas cuantas prendas nuevas cada temporada, que serán las que le den el toque final y actual a tu conjunto.

El fondo de armario ideal
Viía Pinterest

 P.D Y no olvides que una primera impresión dura tan sólo 7 segundos.

¿Te atreves a desafiarla?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Hola! Soy María H. ¡Gracias por estar aquí!

Tal vez también te guste

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *