El estilo escandinavo

¡Me encanta el estilo escandinavo!

 

 

HISTORIA

Tiene su origen en los países nórdicos y nació a final del s. XX con el objetivo de conseguir más luz natural y a la vez crear ambientes acogedores y cálidos.

El punto de partida más evidente fue la Exposición de Estocolmo de 1930, sin embargo el término no se acuñó hasta 1954, cuando una exposición con este nombre recorrió Norteamérica promoviendo el estilo de vida de los países nórdicos.

ENTORNO

Pensemos que son países muy fríos, con inviernos largos y pocas horas de luz. Necesitaban espacios confortables donde vivir y recurrieron a los materiales que tenían más al alcance de la mano.

Los países nórdicos están llenos de bosques frondosos donde podían conseguir grandes cantidades de madera. Así fue como la madera se convirtió en una de las piezas centrales del estilo nórdico.

La naturaleza está muy presente. Las casas se decoran con muebles de madera y  encontramos pieles, cueros y tejidos  100% naturales pero siempre utilizado de una forma sencilla y armoniosa.

COLORES

El blanco es el rey creando combinaciones con el gris y el beige. También podemos ver como contrastan con colores más fuertes, estampados geométricos y motivos de animales.

Es un estilo muy minimalista donde cada pieza tiene una función y donde prima la comodidad.

Sin embargo, en mi opinión, es  a la vez muy estético.

Si bien, menos es más, tampoco faltan los detalles.

EL ESTILO ESCANDINAVO EN LA MODA

Últimamente la moda se ha contagiado mucho de este estilo y se han dado a conocer muchas marcas, lo que a mí me ha ido genial porque es una línea que me encanta.

Son líneas ligeras que no pasan de moda y que puedes reinventar la siguiente temporada combinando con nuevas adquisiciones.

Puedes vestir informal y súper cómoda pero si lo combinas bien queda estupendo.

Como en la decoración, el blanco y los tonos tierra son  protagonistas. Sin embargo, en moda también se utilizan otros tonos como el gris, los azules pastel, el rosa claro. Y algunos estampados muy finos.

Los vestidos son fluidos y sientan de maravilla, sobre todo para las que no tenemos una talla 36.

¡Y me encanta el uso que hacen de la camisa blanca!

Me siento muy cómoda vistiendo así cada día. 

 

 

También podría gustarte

¿Normas para vestir?

Desde luego, ¡no!

Vivimos rodeados de medios que nos quieren imponer unas reglas concretas en cada momento. La individualidad se ha convertido casi en un reto.

Buscar nuestra esencia es difícil pero no imposible. La vida entera está llena de preguntas y respuestas que no siempre son universales.

La ciencia lo tiene claro y siempre trabaja a través de prueba y error y del error poco a poco va llegando a la solución. No da nada por sentado. Incluso las mejores teorías que han existido se han construido a través de una hipótesis.

Los errores son importantes en nuestra vida porque nos sirven para pensar.

A la hora de vestirnos, pasa lo mismo. A  través del tiempo nos hemos dado cuenta de que hay prendas que no van con nosotras, por mucho que la moda las dicte día tras día e intente convertirnos en clones.

Algunas de nosotras hemos cometido el error de comprar modelos muy modernos de forma compulsiva y tras un tiempo nos damos cuenta de que siguen colgados  en el armario porque no nos identificamos y no encontramos el día de vestirnos así.

Aquí empezamos a pensar que no podemos seguir así las tendencias y es cuando investigamos cuál es nuestro verdadero estilo, con que prendas nos sentimos bien y cómodas y cuáles son las que necesitamos.

                                                  Vía Pinterest

 

 

También podría gustarte