El fondo de armario ideal

El fondo de armario ideal es diferente para cada una de nosotras.

Lo primero y necesario para poder crear un buen fondo de armario es, como te he explicado tantas veces, tener un armario arreglado y despejado. Si tienes un espacio visual ordenado te va a ser más fácil.

Hay prendas que consideramos básicas y que deberían estar en cualquier buen fondo de armario. Han de ser prendas que no pasen de moda fácilmente.

Serán la base a la cual hay que ir añadiéndole las piezas de cada estación. Las que marcarán la tendencia.

Para crear TU fondo de armario debes tener en cuenta cuál es tu tipo de vida, tu estilo, la tipología de tu cuerpo y tus gustos.

Lo ideal es que sean prendas en  colores neutros que se puedan combinar bien con toda la ropa. Así el «no tengo nada que ponerme» desaparecerá de tu vida. Siempre tendrás recursos.

Calculando prendas

Hay dos maneras de calcular cuántas prendas son necesarias para construir un fondo de armario realmente útil.

La primera es una fórmula matemática. No te miento, aunque suene a risa, es así.

  1. Se considera que debemos tener tantas prendas como el resultado de dividir las horas que trabajamos por 2.

Por ejemplo

40:2 = 20 prendas básicas.

Aún y así, si tienes una jornada laboral reducida o no trabajas fuera de casa, te será casi imposible vestirte con un mínimo de 10 de prendas básicas.

  1. La segunda fórmula consiste en tener 3 partes de arriba por cada parte de abajo.

 Prendas básicas

Sin embargo, para el fondo de armario no hacen falta muchas fórmulas, lo que sí necesitas es buen criterio eligiendo las prendas.

El fondo de armario ideal es diferente para cada una pero hay básicos que son imprescindibles para todas

1. 2 blazers, americanas o chaquetas. El blazer es la prenda indiscutible. Lleva cualquier look a otra dimensión. Es más formal que un cárdigan o cazadora y más ligero que un abrigo. Encontrarás blazers de todo tipo de colores, largos y texturas.

No hay escusas para no tener uno.

¿De qué tipo han de ser el resto de chaquetas?

Esa elección la has de hacer tú, en función de tu estilo.  Deben ser piezas muy versátiles y fáciles de combinar. Así, el color cuanto más básico mejor. Puede ser negro, gris, beige, azul marino.

Buenas opciones son una cazadora vaquera, un cárdigan o una cazadora de cuero negra o marrón con el mínimo de adornos.

Fotos vía Pinterest

    

      2. 2 pantalones y unos jeans básicos.

Un modelo de jeans que te favorezca según tu silueta y liso. Sin ser extremadamente skiny, en azul marino, sin roturas ni elementos de más.

 

 

 

 

Unos pantalones negros que te favorezcan. Yo te recomendaría tipo “chino” o «sastre» porque son ideales para llevar tanto si vistes más  arreglada como «casual«. Si encuentras un modelo que te va bien, sé fiel.

Otro pantalón, blanco o beige en verano y por ejemplo gris en invierno.

3. 3 camisas o blusas.

Una camisa blanca clásica y una blusa blanca son el comodín total. Una podría ser de algodón y la otra de alguna viscosa o seda. Una tercera en un color liso que combine con tu estilo y que le vaya bien al tono de tu piel.

Vía Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

4. 3 tops lenceros o de algodón en negro, blanco y otro que tu elijas.

Cuanto más bonitos, más te los pondrás, porque te serán útiles como prenda interior o como blusa con una chaqueta encima.

5. 4 camisetas básicas con la forma que te favorezca más. Elige entre escote de pico o cuello redondo. Los colores ideales son el  blanco, negro, gris y una a rayas marineras.

El mejor consejo que te puedo dar es que sean de calidad para que tengan un patrón y un acabado bonito. Es un básico que te puede ir bien con todo y con el que puedes quedar bien en todas las situaciones.

También es preferible manga corta porque las podrás combinar bien en entretiempo, en verano y en invierno con otras prendas encima.

6. Un vestido negro en invierno y uno blanco en verano. Apuesta por modelos que te sienten bien según tu tipología y ni muy largos ni muy cortos. Los cruzados suelen ser bastante infalibles.

Vía Pinterest

7. Añade  una falda lápiz gris o negra. Siempre se llevan y es un recurso más.

8. Una gabardina y un abrigo.

El abrigo ideal para que sobreviva al paso del tiempo es el de corte masculino en negro o en color camel. La gabardina es un básico en entretiempo y la perfecta es el modelo de «Burberry» en camel. Sin embargo, también puedes optar con modelos sin cinturón en camel o azul marino por ejemplo.

 Estos modelos combinan con todo tipo de looks, tanto si vistes informal como si tienes que ir arreglada.

 9. Un par de jerséis de punto, versátiles, en colores neutros y de buena calidad son un imprescindibles.

Lo que llevas en el interior es importante.

A veces no le damos la importancia que realmente merece a la ropa interior. Y es básica para que el conjunto que lleves te quede bien. 

Elegir el color adecuado de ropa interior según cómo vas vestida y la forma por ejemplo del sujetador, es importantísimo para llevar el conjunto perfecto.

Más allá de la ropa

Más allá de la ropa necesitaremos zapatos y bolsos.

Si puedes tener pocos zapatos, no deben faltarte unos stilettos cómodos, un botín, unas bambas blancas y unas bailarinas, preferentemente con un poco de punta.

Y por supuesto bolsos.

Es bueno tener por lo menos dos. Uno de tamaño mediano que te sirva de comodín si viajas, para trabajar y para el día a día. Y uno pequeño como una bandolera en color camel o negro.

Si sólo ha de ser uno, la mejor apuesta sería la bandolera y sobre todo bastante lisa. De esta manera te servirá cada día y en ocasiones especiales.

Con estas prendas te habrías construido la base de tu armario, el fondo. Siempre te recomiendo que sean prendas de las que se llevan siempre, colores que permanecen temporada tras temporada.

El objetivo es que te sean útiles varias temporadas y sólo tengas que añadir las prendas de tendencia con las que formarás tu vestuario.

Resumiendo

A veces la elección del fondo de armario es complicada.

Yo creo que debes encontrar aquellas prendas que según tu cuerpo y tu estilo te quedan bien y te sientes cómoda. Si encuentras un patrón que te vaya muy bien, no hagas experimentos y consérvalo porque te ayudará a sentirte segura.

Piensa que ahora estamos hablando de la base con la que podrás formar los conjuntos para ir vestida cada día. Luego, has de completar con algunas prendas más de temporada y con  complementos.

Si no completas cada temporada no te divertirás ni te sentirás bien. Vestirte cada día se convertiría en algo  triste, monótono y aburrido.

La alegría y la variedad la conseguiremos con unas cuantas prendas nuevas cada temporada, que serán las que le den el toque final y actual a tu conjunto.

El fondo de armario ideal
Viía Pinterest

 P.D Y no olvides que una primera impresión dura tan sólo 7 segundos.

¿Te atreves a desafiarla?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Para quererse hay que soñarse

Para conocerte tienes que soñarte

“Para quererse hay que soñarse” (Andrea Moretti, 2019)

Esta frase me encantó y me hizo pensar en lo que podía esconder. Cuando nos soñamos como realmente quisiéramos vernos, nos descubrimos, nos queremos  y empezamos a saber cómo somos.

Para que puedas expresar bien lo que eres, tu manera de vestir ha de estar de acuerdo con tu personalidad.

No siempre es fácil definir nuestro estilo. Se ha dicho demasiado que se nace con estilo o no se tiene. No estoy de acuerdo, no creo que se nazca con él, pienso que el estilo se puede aprender, porque en el fondo,  es el resultado de lo que nos rodea desde que somos pequeños. 

Podemos trabajar nuestro estilo y llevarlo hacia donde nos gustaría estar.

Es posible que no hayas dedicado tiempo a reflexionar sobre este tema, porque no le des importancia.

Yo creo que sí es importante, porque es la expresión de ti misma. Si aprendes a tener conciencia de quién eres y cómo eres, estás emprendiendo un viaje también hacia tu interior.

Si conoces tu estilo es porque has dedicado tiempo a pensar en ti. 

Y SEGURO que lo tienes , porque es parte de ti,  eres tú por dentro y por fuera. Tu estilo es tu esencia. Es tu manera de sentir, de hablar, de moverte, de actuar, de hablar y de vestirte.

A veces, nos resulta difícil pensar en nosotros mismos, corremos por  la vida y ella  nos arrastra. Es necesario dar un pasito más, sentarse y reflexionar sobre nosotras mismas. Visualizarnos y ver si nos gusta lo que vemos.

Las influencias externas, a las que vivimos permanentemente sometidos, nos afectan. Vamos bebiendo de lo que absorben nuestras vidas, en los medios de comunicación, en nuestro propio entorno, en las redes.

Y nos reflejamos en las imágenes que nos llegan e incluso, inconscientemente, las copiamos. Pero ¿somos así realmente?

Cada sociedad es diferente, sus hábitos, sus creencias y por supuesto, su estilo. El lugar en donde vives, la vida que llevas, influye en todas tus decisiones a la hora de vestirte.

Si no, ¿Por qué se viste diferente en Madrid, Barcelona o Valencia o en Milán, Londres o Berlín…?

No es sólo por el clima, es por los  diferentes estímulos que recibimos, culturales y visuales.

Podrías, por ejemplo,  preguntarte si el estilo que llevas, el que te acompaña cada día, es el que se corresponde con tu manera de sentirte y cómo te gustaría imaginarte. Si no es así, poco a poco, podrías trabajar e ir adecuando tu manera de vestir al estilo que te gusta, al que aspiras y al que sueñas.

Al fin y al cabo, ¿Qué hay más importante que ser tu misma y quererte como eres?

Yo creo que nada, lo más importante eres TÚ. Si tú estás bien, todo alrededor fluirá más fácilmente y también estarás mejor como madre, compañera, hermana, hija, amiga etc.

P.D ¿Te atreves a pensar un poquito más en ti misma? 

Via Unplash

 

También podría gustarte

El armario cápsula

Armario cápsula

El armario cápsula se ha ido poniendo de moda  estos últimos años. Es una corriente contra la proliferación del “low cost”.

Las grandes cadenas invitan a comprar desmedidamente y vamos llenando el armario de prendas que ni siquiera hemos utilizado. Con la contradicción de que si no compras bien, acabas gastando más.

 ¿Qué es un armario Cápsula?

El término lo acuño Susie Faux. Esta británica marcó el punto de inflexión en la manera de vestir de muchas mujeres. En 1973 abrió “Wardrobe” (armario) una boutique en la que se apostaba por una moda un poco más clásica, de más calidad y con prendas que pudieran alargarse en el tiempo, temporada tras temporada.

La clave está en combinar tu ropa de tal manera que sólo con 30 prendas te vistas todo el año. Vestir prendas más clásicas y combinarlas entre sí. Y si compras algo, tirar algo de lo que tienes.

Para Susie Faux, la chaqueta es la prenda más importante y en la que tienes que fijarte más y no meter la pata.

Igual que hay detractores, también hay muchos defensores de esta fórmula.

Una de ellas es Marie Kondo. La japonesa se unió, sin dudarlo, a esta teoría. Ella cree que un armario desordenado y colapsado de ropa indica que la persona interiormente se siente  de la misma manera.

Marie te invita a reflexionar sobre cada prenda a través de la felicidad. Quiere que te preguntes si por ejemplo este jersey te hace feliz o no.

Aquí podríamos iniciar un nuevo debate. Porque ¿Y si cada prenda te hace feliz? Esto también puede crear problemas de acumulación.

Como todo, sin llevarlo al extremo, tiene su punto positivo.

Armario cápsula ¿Sí o no?

Sinceramente pienso que  la idea inicial del armario cápsula es buena. Pero, a la vez, muy aburrida.

Tampoco es del todo aplicable a nuestro clima mediterráneo. Aquí hay épocas en que hace mucho calor y otras en que hace frío. Por lo tanto, muchas de nuestras prendas son incompatibles en todas las estaciones.

Es más fácil comprar con conciencia si sabes lo que vas a necesitar, a usar y lo que va bien contigo. Así podrás crear un armario inteligente para cada época del año.

 No es necesario llegar al extremo del armario cápsula. 

 La ropa te ayuda a ser feliz

La ropa forma parte de nosotros, nos identifica y nos da felicidad.

Si te vistes bien cada día, si llevas un conjunto bonito y que te favorece, lo vas a transmitir.

Te vas a sentir más bien y va a subir tu autoestima, te va a dar SEGURIDAD.

Con esto, no quiero decirte que te pongas a comprar de todo como una loca. Se trata de que identifiques  con que prendas te sientes bien, qué colores te gustan y de que construyas  un armario de acuerdo con tu personalidad y con tu forma de vida.

Encontrar el equilibrio, deshaciéndonos de ropa que no llevamos y que nos ocupa espacio emocional y visual.

Tu armario

Es importante tener básicos y combinarlos con prendas nuevas de temporada que te refrescarán el armario y te alegrarán a ti.

Pienso, como Susie Faux, que las chaquetas son muy importantes. Te ayudan a acabar un look con estilo y a formalizarlo si te es necesario. Las puedes llevar en temporadas entretiempo y cuando hace más frío, debajo de gabardinas y abrigos.

Yo, personalmente, soy súper fan de las americanas. Y no tiene porque ser necesariamente clásica. Hay modelos para todos los gustos. Lo que es indiscutible es que una americana bonita va a subir tu look aunque vayas con vaqueros. Todas deberíamos tener por lo menos dos lisas y de tejidos de temporada, en colores, que combinen con nuestra ropa y alguna diferente, con rayas por ejemplo.

Estrenar prendas nuevas cada temporada es bonito y te ayuda a ser optimista. Sobre todo, si lo que compras sabes que te va a durar un tiempo.

La ropa forma parte indiscutible de tu imagen y si te cuidas, debes cuidar lo que llevas, porque todo habla de ti.

Por tanto, soy partidaria de una compra consciente e inteligente, que te ayude a sentirte bien y que combine con tu estilo. Pero no creo en el armario cápsula.

Y tú, ¿Qué piensas?

Armario cápsula sí o no

También podría gustarte

Los vestidos son para el verano

¡Los vestidos son para el verano!

Recuerdas aquella famosa frase de «las bicicletas son para el verano». Pues, a los vestidos les va genial.

Aunque, lo cierto es que los vestidos se llevan todo el año, en verano su uso se multiplica.

Porqué los vestidos son para el verano

·Llevar vestidos en verano te facilita arreglarte más rápido, sin pensar tanto y de forma más ligera.

·La mayoría de las marcas de ropa fabrican más vestidos en verano.  Tanto si te gusta la tendencia que se lleva como si no, siempre será más fácil encontrar uno con el que tú te sientas bien.

·Los vestidos no tienen edad. 

Los vestidos podemos llevarlos a todas las edades, desde pequeñitas hasta que nos hacemos mayores. El secreto es conocer tu cuerpo y tus gustos. Saber qué modelo te favorece más y con que tipo vestido TÚ te sentirás más cómoda.

Los vestidos cortos  los encontrarás de tirantes finos y anchos , de manga corta y de manga caída. Si eres de las que los prefieren un poco más largos, también verás vestidos midis. Este año se llevan también los vestidos largos, ideales si tienes venitas o te da vergüenza enseñar las rodillas. 

Sí, porque con el verano, también llegan los complejos, lo sé.

Hemos pasado el invierno escondiéndonos entre un montón de capas de jerséis y chaquetas. Eso se acabó. Puedes tardar menos días o más días pero acabarás vistiendo de verano.

Y,  cuanto antes encuentres tu vestido ideal, mejor para ti.

El tiempo de primavera te engaña. Los días frescos y con lluvia se alternan con los días de calor. Te parece que nunca llegará el calor y vas retrasando el arreglo de armario.

Pero el verano está a punto de aparecer. Y con él llegarán para muchos las tardes o noches de terraza o de chiringuito, los días de playa y las cenas de verano al aire libre.

Yo ya he empezado a preparar mis conjuntos de verano. Y tú, ¿estás preparada?

 Es tiempo de vestidos

Ver colección ->

 

También podría interesarte >

 

 

 

 

 

También podría gustarte